EL CAMINO DE SANTIAGO EN BICICLETA

Nuestro amigo Valentín Cantalapiedra nos ha contado su experiencia

 

Buen camino”.  Este es el saludo habitual de los peregrinos y la forma en que Valentín resume su experiencia.  “Muy enriquecedor desde el punto de vista ciclista, humano y espiritual”.

Para él suponía desde hace años un reto pendiente.  Con una forma física envidiable a los 72 años y una buena bici de montaña decidió hacerlo en solitario. Elegir la época del año que uno considera mejor para hacerla y que eso coincida con los planes propios y de los compañeros ciclistas es complicado, así que finalmente se decidió siendo consciente de que “en el Camino nunca se está solo”.

Planificó los 790 kilómetros que separan Roncesvalles de Santiago de Compostela en 13 etapas, haciendo comienzo y final en aquellos lugares que le resultaron más interesantes para visitar. Antes de salir había reservado en una agencia de viajes los alojamientos en hoteles, albergues y pensiones.

IMG-20140801-WA0003

Valentín Cantalapiedra con la equipación de BICICLETAS CARRIL BICI que paseó por todo el Camino

Los kilómetros que se realizan a lo largo del camino finalmente resultan muchos más de 800 porque desde la ruta se hacen desvíos muy interesantes para visitar monumentos.

El día a día en el Camino empieza sobre las 7 de la mañana con un desayuno contundente.  Por la mañana, ruta hasta la 1 ó las 2 de la tarde para comer y darse una ducha. Por la tarde descanso y paseo para conocer la zona y los monumentos, casi siempre en compañía de otros peregrinos. En todos los albergues y hoteles se puede dejar tranquilamente la bicicleta mientras no se utiliza. Aunque normalmente no hace falta utilizarlo, no está de más llevar un candado por si acaso.

Se puede sellar la Credencial de haber realizado el Camino en varios puntos a lo largo del recorrido: Oficinas de Información y Turismo, monasterios, algunas cafeterías, alojamientos,…  Cuando se ha completado el recorrido otorgan un diploma llamado “La Compostela” con el nombre escrito en latín.

la foto99

Compostela

 

Las “gentes del Camino”, como se autodenominan las personas que habitan en los alrededores, están contagiadas del buen ambiente. Son amables y atienden al peregrino con esmero en todo el recorrido ayudándole en lo que necesite. Distinguen de un primer vistazo a un turista de un peregrino. “Son conscientes de que los peregrinos están de paso, pero nos tratan como si fuéramos clientes habituales”.

Realicé el camino en el mes de julio, entre los días 18 y 30.  Tuve suerte con la lluvia que aparecía a veces por la noche pero respetaba durante el día”.

El recuerdo que Valentín tiene del Camino es muy positivo. Tanto que tiene intención de volver a hacerlo andando en 31 etapas.

 

 


 

 

–          Lo más duro: La subida a O Cebreiro y el tramo entre Carrión de los Condes y León, donde no se ve ni un árbol.

-          Lo más interesante desde el punto de vista ciclista: La visita a la Cruz de Hierro, punto más alto del Camino, próximo al alto de Foncebadón.

-          El mejor recuerdo: asistir a la Misa del Peregrino en O Cebreiro, en cuatro lenguas diferentes con traducción simultánea.

-          El mejor hospedaje: Estella y Burgos.

-          El mejor paisaje: en Galicia y Navarra.

-          Lo mejor:

  • Ambiente extraordinario de amistad, compañerismo, ayuda en las averías, …
  • Conocer personas de distintas procedencias y culturas: belgas, alemanes, italianos, franceses, mexicanos, brasileños, argentinos, … Vienen muchos coreanos porque en ese país se ha editado un libro que habla del Camino de Santiago.
  • Reencuentro espiritual y con uno mismo.  Se empieza a ver la vida de forma menos egoísta. Ambiente enriquecedor.

ETAPAS

 

Etapa 1

Roncesvalles – Pamplona

43 Km.

Lo primero que se encontró Valentín es el cartel indicando la distancia a Santiago de Compostela. “Ya sólo me quedan 790 kilómetros”.  Se va en bici por un bonito camino, lleno de bosques de robles, bojes, hayas y abetos. Aunque se trate de un día soleado, parece que se hace de noche entre los árboles. Se vadean 3 riachuelos y hay que bajar escaleras y cruzar puertas colocadas en vallados que forman parte del Camino. Aquí se comienza a adelantar a los primeros peregrinos que hacen el Camino andando.

la foto22

 

 

 

 

Etapa 2

Pamplona – Estella

42 Km.

Después de pasar por Pamplona encontramos el Alto del Perdón, al que se accede después de una dura subida de 9 kilómetros.  La bajada es peligrosa y muy interesante desde el punto de vista ciclista.

 

IMG-20140801-WA0001

Puente la Reina

 

Alto del Perdón

Después de subir un puerto de segunda se llega a Estella, ciudad llena de monumentos que merece la pena visitar.  Se la conoce como el Toledo de Navarra.

 

 

 

Etapa 3

Estella – Logroño

51 Km.

En Ayegui, muy cerca de Estella, está la fuente de vino de Bodegas Irache, construida en uno de los muros que da al Camino de Santiago, con el fin de invitar al peregrino a un trago de vino junto al Montejurra (monte sagrado de los carlistas).

Pasamos por Viana del Príncipe, último enclave de Navarra donde está enterrado César Borgia, el que fuera general de los ejércitos papales.

Etapa llena de subidas y bajadas. Aparecen los primeros viñedos, señal indiscutible de que entramos en la Rioja.

 

 

 

Etapa 4

Logroño – Santo Domingo de la Calzada

57 Km.

Interesante etapa con el paso por Logroño y Nájera. Hay que dedicar un rato a Logroño visitando la catedral y más monumentos típicos relacionados con el Camino. En la salida de Logroño se encuentra La Grajera, donde Marcelino Lobato ha construido la Ermita del Peregrino Pasante, donde nos ofrece galletas, frutos, conversación y ayuda. Marcelino es uno de los personajes más peculiares que podemos conocer. Desde 1971 recorre el Camino y lleva más de 50 peregrinaciones.

la foto33

 

En Nájera podemos visitar el Monasterio de Santa María la Real de Nájera, conjunto religioso donde se encuentra el panteón de los reyes del Reino de Navarra.

Santo Domingo de la Calzada es una ciudad fundada por y para el Camino de Santiago, y eso se aprecia en todos sus monumentos. El nombre del pueblo siempre aparece asociado a la leyenda de la gallina que cantó después de asada. Como recuerdo de esa leyenda hay un gallo y una gallina vivos dentro de la catedral.

 

 

Etapa 5

Santo Domingo de la Calzada- Burgos.-

72 Km.

Esta etapa Valentín la hizo junto a dos amigos a los que conoció y de los que guarda un especial recuerdo. Se trata de un italiano de 30 años y un catalán de 18. Tuvo que apretar el ritmo para poder seguirlos.

 

la foto6

 

Pasamos por Belorado, el Puerto de los Montes de Oca, San Juan de Ortega y Agés.

En San Juan de Ortega podemos ver la iglesia parroquial de estilo románico. En los equinoccios, a las 5 de la tarde la luz del sol ilumina el capitel de la Anunciación y esto atrae a muchos turistas en esas fechas.

Bordeando los yacimientos de Atapuerca y a través de un camino paralelo a la carretera alcalzamos Burgos. Allí, visita obligada a la catedral con su magnífico claustro gótico y el Papamoscas, que es una figura de medio cuerpo que se asoma sobre la esfera de un reloj y muestra una partitura en su mano derecha. Todas las horas en punto abre la boca al tiempo que mueve su brazo derecho para accionar el badajo de una campana.

Para atravesar toda la ciudad de Burgos hay carril bici, lo cual resulta muy cómodo para los ciclistas.

 

Etapa 6

Burgos – Carrión de los Condes

87 Km.

 

Etapa castellana por excelencia donde se ven paisajes y pueblos sobrios y con historia. Pasamos por Hontanas y Castrojeriz, donde hay que ir por una carretera con mal asfalto. Después de la subida al Teso de Mostelares, llegamos a Tierra de Campos.  Al llegar a Frómista visitamos su famosa iglesia románica de San Martín. Aquí Valentín se separó de sus compañeros para alargar la etapa hasta Carrión de los Condes, pasando por Villalcázar de Sirga donde dio buena cuenta de un cuarto de lechazo en buena compañía.

 

En Carrión podemos visitar el Monasterio de San Zoilo, que en tiempos se caracterizó por permitir a los peregrinos el consumo de pan y vino a discreción, y por este motivo se hizo famoso. Actualmente alberga un hotel.

 

 

 

Etapa 7

Carrión de los Condes – León

101 Km.

Para Valentín fueron los kilómetros más duros del camino sin una sola sombra. Hizo un alto en Sahagún de Campos donde su amigo Pepe Mela le esperaba para acompañarle en bicicleta hasta El Burgo Ranero para continuar solo hasta León.

La estancia en León convierte esta etapa en la más entrañable porque allí le esperaba el abrazo de su hermano Florencio y Gloria. Con ellos visitó la catedral y la Basílica de San Isidoro, que recoge las primeras manifestaciones del arte románico en territorios leoneses, y que con el tiempo ha atesorado añadidos góticos, renacentistas y barrocos. Con la visita al Barrio Húmedo para disfrutar de sus famosos pinchos se cierra una jornada para recordar.

San Isidoro

 

 

 

Etapa 8

León – Astorga

54 Km.

Realizar esta etapa el 25 de julio, día de Santiago, hace que la recuerde de una forma especial, por sentir más cercano el destino. Es una etapa tranquila. En Astorga conoció a un mexicano con el que realizó el camino hasta el final.  “Mi amigo Santiago se llamaba igual que su padre, su abuelo y el patrón de su pueblo. Quizá por eso siempre sintió interés por realizar el Camino pero tomó la decisión de hacerlo cuando falleció su esposa a consecuencia de una enfermedad. Con él realicé las 4 últimas etapas del Camino y eso une mucho. Conectamos como pocas veces en la vida ocurre con alguien que acabas de conocer, pero en el Camino esto sucede frecuentemente. El Camino nos transforma”.

En esta etapa se encuentra Hospital de Orbigo y su mítico puente del Passo Honroso.

 

 

 

Etapa 9

Astorga – Ponferrada

53 Km.

En Astorga tuvo la suerte de conocer la Fiesta de Astures y Romanos que se celebra normalmente el último fin de semana de julio por su vinculación con el día de Santiago. Está dedicada a rememorar la vida de cuando la ciudad era llamada Astúrica Augusta. Entre las muchas actividades, destacan el Circo Romano, el Mercado y los actos en el Campamento, así como las Jornadas Gastronómicas, con la degustación de productos de la época.

Astorga

 

Sin tiempo para un cocido maragato en Castrillo de los Polvazares, a pocos kilómetros de Astorga nos encontramos con la subida a Foncebadón pasando por la Cruz de Hierro que al parecer fue erigida con el fin de señalar el Camino cuando las frecuentes nevadas lo ocultan a la vista. Es el punto más alto del Camino situado a 1.500 m. de altitud, siendo la etapa más bonita desde el punto de vista ciclista con una vertiginosa bajada hacia Molinaseca, donde se ponen a prueba los frenos de nuestra bicicleta como en ningún otro sitio.

En Ponferrada visitamos el castillo de los templarios.

 

 

 

Etapa 10

Ponferrada – O Cebreiro

53 Km.

Abandonamos Castilla y León para entrar en Galicia. Y lo hacemos con la etapa reina del Camino: la subida a O Cebreiro, la más dura a pesar de no ser el alto más elevado (1.300 m.). Vemos las pallozas típicas de la zona y unos paisajes espectaculares.

La Misa del Peregrino y el Milagro del Santo Grial convierten a O Cebreiro en un lugar de peregrinaje obligado desde hace siglos.

la foto222

 

 

Etapa 11

O Cebreiro – Portomarín

62 Km.

Visitamos el monasterio benedictino de Samos, del siglo VI, símbolo cultural de Galicia.

Sarria es el punto donde empiezan el Camino los peregrinos que quieren realizar a pie los últimos 100 kilómetros del camino para conseguir así la Compostela.

Portomarín es un pueblo nuevo que se construyó piedra a piedra antes de que el antiguo Portomarín quedara sepultado bajo las aguas del Miño para construir un embalse. Es uno de los lugares que más asombran a los peregrinos, especialmente cuando en la estación seca se ve el pueblo antiguo bajo las aguas.

 

Etapa 12

Portomarín – Arzúa

53 Km.

Tras una fortísima subida por frondosos bosques se llega a Palas de Rei.  Podemos ver las esculturas gigantes de hormigas en el Paso de Formiga, en Portos. Dependiendo de la época del año, podemos ver muchísimas hortensias, una de las flores típicas del norte de España. Hay que disfrutar de los inmensos bosques de robles que atravesamos.

En Concello se encuentra el literario Pazo de Ulloa.  Una vez en Arzúa, degustó en la pensión Teodora una deliciosa merluza (a la gallega, por supuesto).

 

 

 

Etapa 13

Arzúa – Santiago

39 Km.

Etapa final del Camino. Aquí se encuentra el último de los cuatro altos más importantes, el Monte do Gozo, desde donde ya se ve la catedral de Santiago. Después de coronar Lavacolla (aeropuerto de Santiago) se corona el Alto del Perdón donde todos los peregrinos paran a contemplar las torres de la catedral.

Una vez en Santiago, es obligada la foto delante de la catedral y acudir a la oficina donde nos entregan “La Compostela” una vez comprobada la credencial sellada en todos los puntos del Camino.

IMG-20140730-WA0000

Catedral de Santiago

 

Asistimos con alegría y pena al mismo tiempo a la Misa del Peregrino con botafumeiro incluido, y al Monasterio de  los Hermanos Franciscanos para que nos entregaran el Diploma conmemorativo del VIII centenario de la peregrinación de San Francisco de Asís. Allí también me hicieron entrega de una pequeña piedra con el dibujo de la flecha que sintetiza el espíritu del Camino”.

 

la foto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tagged with:
 

Recent Entries

  • Blogroll

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    4 × nueve =

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>